Entre los Simios

5/11/08

El blanco

Acabo de leer “Ensayo sobre la lucidez” de José Saramago y no puedo dejar de dar vueltas y más vueltas a la historia. El libro tiene un punto de partida apasionante: en unas elecciones municipales en la capital del país, el 83% de los electores vota en blanco. A partir de ahí, el gobierno toma duras medidas contra los que considera unos “rebeldes subversivos” y la trama se complica.

Sin entrar en el detalle, el libro muestra los trapos sucios de un sistema formalmente democrático pero que, en realidad, no puede asegurar las libertades fundamentales del ser humano. Desde la radicalidad democrática, la ironía fina y un sentido del humor sosegado pero amargo, el Nobel de Literatura portugués expresa su confianza rotunda en una sociedad civil que osa desafiar serenamente y sin aspavientos al poder pese a que paga un altísimo precio por ello.

También aparecen en la novela ideas como la posibilidad de que una democracia también actúe implacablemente para ahogar cualquier exceso de los ciudadanos cometido en el ejercicio de sus derechos, o la poderosa Razón de Estado, que el poder siempre invoca para justificar desmanes autoritarios sin importarle si se lleva por delante a personas inocentes o se carga la verdad. No sale bien parada la clase política en general: los gobernantes aparecen torpes, poco inteligentes, malvados, ambiciosos, con nefastas soluciones para el problema planteado. Junto a ellos, la dignidad y altura moral de dos personajes: el inspector de policía y una mujer que nunca quedó ciega.

Y asoman varias preguntas. Igual muchos lectores de la novela se las han formulado, yo sí: ¿Qué pasaría realmente si lo hiciéramos? ¿Qué pasaría si en unas elecciones el 83% o más vota blanco? ¿Por qué los partidos políticos y los medios de comunicación nunca interpretan la dimensión política del voto en blanco en los resultados electorales? ¿Por qué cae en el olvido esa opción? ¿Por minoritaria o por qué da miedo?

Y una pregunta a la sociedad civil, a mí, a vosotros... ¿Por qué normalmente votamos a una u otra opción política, cuando muchas veces ninguna de ellas atiende verdaderamente a las necesidades sociales y económicas de un país, algo que se dice y se repite por activa y por pasiva en cualquier reunión de amigos, familiar, de compañeros de trabajo...?

Etiquetas: ,

2 Comentarios:

  • Vaya, después de tu post... me lo tengo que leer YA!!
    :)

    anotó Blogger [La Otra Agenda], a las 11:42 a. m.  

  • Hola David, sí, realmente vale la pena y es seguro uno de las novelas más emocionantes y profundas que he podido leer...

    ¡Animáte!

    anotó Blogger Dani, a las 7:16 p. m.  

Publicar un comentario

<< Volver a página principal