Entre los Simios

19/1/05

Dakar y muerte

Días atrás comentaba lo lamentable del Rally Barcelona-Dakar, heredero de las actitudes más rancias del colonialismo europeo y del poco respeto general hacia el continente africano (aquí el enlace al post).

Una vez terminada la fiesta, los hechos demuestran una vez más que los críticos del rally tenemos razón. Cinco personas muertas: dos motoristas, dos asistentes y... una niña de cinco años que cruzó la carretera (qué mala suerte...) justo cuando por ahí pasaba un camión de la caravana publicitaria... Intolerable.

Algunos de los defensores del rally argumentan que el evento supone una inyección económica para los países que cruza la caravana. Yo lo dudo: la organización es occidental, los patrocinadores y fabricantes también, los participantes, lo mismo... Aquí el que se llena los bolsillos no es de Mauritania, Malí o Senegal: vive en París, en Barcelona o en Italia.

Además, como apuntaba un lector de periódico en una carta hace unos días, el turismo sexual y el tráfico de diamantes o armas también son fuente de ingresos para el Tercer Mundo: ¿Debemos permitirlo o, por el contrario, perseguirlo? Otra lectora, en EL PAIS, calificaba el evento de "carrera pija". La palabra justa.

Juan M. Hernández Puértolas, en La Vanguardia, escribe: "...es probablemente la abundancia de espacios inhóspitos y desérticos y la falta de estructuras administrativas y políticas dignas de tal nombre la razón principal de que por territorio mauritano transcurra el grueso de esa carnavalada pseudodeportiva a la que se denomina Rally Dakar.

Hace tiempo que los franceses se dieron cuenta de lo políticamente incorrecto que resultaba todo el invento, así que fueron alejándose progresivamente de él, a pesar de que la organización sigue residiendo fundamentalmente en el país vecino. Que Granada acogiera la salida de la prueba pudo representar incluso un guiño histórico, por aquello de Boabdil, pero, desde luego, lo que no tiene sentido es que arranque desde Barcelona, siempre dispuesta en los últimos tiempos a apuntarse a un bombardeo.

El medio centenar de víctimas mortales que ha causado desde su primera edición ya sería razón suficiente para su supresión definitiva(...) Pero en el umbral de lo intolerable e inmediatamente después de la pérdida de vidas humanas debe figurar ese sórdido espectáculo que constituyen las hordas de personas blancas y privilegiadas a bordo de sus coches, camiones y motos, hollando territorios y paisajes en los que nada se les ha perdido"
.

Por favor, que la edición de 2005 sea la última del Dakar. O, en su defecto, que no vuelva a arrancar nunca más de la Barcelona del Fórum, siempre tan enrollada, y siempre tan y tan incoherente...

Etiquetas:

2 Comentarios:

  • Es una verdadera pena. No se, en términos generales el deporte ha dejado de ser la actividad física cuyo objetivo primario era el esparcimiento, para dejarle paso a un negocio de explotación que no mide consecuencias, y en esto estan metidos los medios de comunicación que ponen y disponen (principalemnte la tele). Si nos ponemos a ver, hasta el horario en el que se desarrolla un evento deportivo depende primordialmente de niveles de audiencia y que se yo. Bastante caótico cuando la cosa esta ya en este extremo y no nos enteramos de tanta manipulación.

    anotó Blogger wakalani, a las 1:02 a. m.  

  • Justo, wakalani. Precisamente desde Barcelona el bombardeo mediático del Dakar ha sido importante. Los medios convierten en espectáculo algo que ya ha dejado de ser deporte para mover mucho dinero. Que no lo disfracen más de algo épico o deportivo: es puro negocio. Lo que no me explico es como 200.000 barceloneses asisten a la salida del rally. Así no hay nada que hacer...

    anotó Blogger we float, a las 8:57 a. m.  

Publicar un comentario

<< Volver a página principal