Entre los Simios

2/2/11

Big Brother en Texas

Ayer, 22ª sesión web organizada por la Generalitat, un espacio rico y consolidado de intercambio de conocimiento y buenas prácticas entre toda la comunidad web del Gobierno de Catalunya. En esta ocasión, presentación muy interesante y amena de José Antonio Gallego (AERCO) sobre el papel de l@s community managers en la administración pública. En breve postearé sobre lo que se dijo ahí, pero ahora me fijo en algo bastante inquietante que contó el ponente.

Cuando mostraba ejemplos de medios sociales y virtuales, impulsados por comunidades reales, Gallego nos habló de Blueservo, un proyecto del grupo de sheriffs de la frontera Texas-México para crear una comunidad virtual de observadores de la linea fronteriza que, mediante cámaras de circuito cerrado, reporte cualquier incidente que detecte. Desde este enlace, la noticia en la cadena conservadora Fox News.

El servicio es gratuito, con registro previo eso sí, y consiste en una extensa red de cámaras y sensores instalados en el lado norteamericano de la frontera con México. Cuando uno de sus miembros observa algo, lo puede reportar por correo electrónico a su sheriff. Por ahora, y en apenas un año y medio, es todo un éxito: 21.000 cibervigilantes registrados, todos voluntarios, que pasan de promedio unos 8 minutos en la página.

¿Cómo defienden su proyecto? Sus promotores dicen que Blueservo "empodera a la comunidad para participar proactivamente en la lucha contra el crimen fronterizo", "reduce costes de vigilancia" y que "está bien demostrado (¿dónde?) que la implicación de la comunidad en programas de vigilancia reduce el crimen".

En fin. Lo primero es que la premisa ya es falsa: no todo lo que cruza de México a EEUU es crimen. Hay tráfico de droga, sí, aunque sabemos que la mayoría de los que cruza son gente de Centroamérica, o hasta de más al Sur, que simplemente huye de la miseria en busca de una vida mejor en el Norte rico. La droga no se pasea por una frontera hipervigilada, busca otros caminos.

Así, convertir y reducir la vigilancia de fronteras entre México y EEUU al control del crimen es falsear la realidad, o más bien adaptarla a lo que te va bien... Igual alguno de los que invierte horas mirando las dichosas camaritas se cree que salva a los EEUU de una invasión de potenciales criminales, droga o yo que sé: no estaría tan seguro. Hay más, sigue leyendo...

Este Big Brother orwelliano-tejano da bastante miedo. Ojo, no me parece mal que la policía utilice cámaras. Pero sí me parece peligroso que los ciudadanos de a pie se conviertan en delatores, jueguen a ser policías apatrullando virtualmente la frontera en busca de criminales que al final resultan ser gente empobrecida, inofensiva en su gran mayoría, que ha cruzado México con un intenso coste personal: violaciones masivas a niñas y mujeres, captación en redes de narcotráfico o, simplemente, personas asaltadas, robadas y asesinadas, según reporta Amnistía Internacional en un informe (PDF).

¿Piensan eso todos los 20.000 pseudosheriffs de la red Blueservo cuando se sientan frente a las cámaras? Creo que es bueno tener en cuenta que los llamados medios sociales, o las comunidades virtuales, también pueden tener su lado oscuro y de su utilización depende que se conviertan en instrumentos de liberación (estos días en Egipto, Túnez) o de represión y criminalización colectiva (Blueservo y los sheriffs de Texas).

José Luis Gallego estuvo brillante en su charla, y no me detendré demasiado en su comentario, por muy desafortunado, de que algo parecido a Blueservo se podría utilizar en nuestras fronteras marítimas del Estrecho.

Yo lo tengo claro: ante las imágenes de gente de Algeciras, Tarifa o el campo de Gibraltar ayudando y atendiendo a los africanos que llegan en pateras o bien las mismas personas, sentadas en su casa, mirando cámaras y llamando a la Guardia Civil para delatar a los que llegan y frenar la llegada del crimen, me quedo con las primeras. Esa sí es una auténtica red social: de seres humanos, de solidaridad. Lo otro es abrir la caja de Pandora.

Etiquetas:

3 Comentarios:

  • Jod... Dani! qué fuerte esto que cuentas, qué fuerte que 21.000 personas apoyen este proyecto con su tiempo y qué grande eres no deteniendote en el comentario del ponente, por muy brillante que fuera su charla, me ha puesto los pelos de punta. En fin como bien dices ¡qué miedo! Bstes!

    anotó Anonymous Arancha, a las 8:41 p. m.  

  • Hola Arancha!! Sí, lo flipante es que en la sala de la conferencia había casi 200 personas (yo seguí la sesión en streaming y x twitter) y nadie reacción al comentario... ¡¡Abrazo fuerte!!

    anotó Blogger Dani Vilaró, a las 11:19 a. m.  

  • Hola compa!

    Pues mira que conocí este proyecto la semana pasada, lo ponían como ejemplo de crowdosourcing en un master que me estoy haciendo. Pensaba hacer un post para Masticable, pero Arancha me pasó tu reflexión y vamos, refleja mi manera de pensar.

    Me da tanta pena que recursos, mentes y trabajo colaborativo se ponga al servicio de temas tan oscuros...en fins.

    Gracias por el post, guapis.

    anotó Anonymous NeydaC, a las 6:40 p. m.  

Publicar un comentario

<< Volver a página principal