Entre los Simios

16/1/10

Logística y cabeza

Es lo que se necesita ahora en Haití por parte de todos, superados los 2-3 primeros días de caos total. Hoy vemos que la ayuda humanitaria que llega al país padece enormes problemas para su distribución a la población damnificada por el terremoto. Es lógico. Michael Keizer es un tipo que ha trabajado como logista de ayuda de emergencia con MSF, en países como Chad y Etiopía. En su blog escribe un lúcido artículo que ofrece muchas pistas sobre cómo proceder en estos momentos en Haití, para evitar algo que (hay que decirlo claro) pasa bastante: que la ayuda humanitaria puede provocar más problemas de los que, bienintencionadamente claro, intenta resolver.

Keizer da en el clavo cuando recuerda algo que muchos olvidan, sobre todo los medios de comunicación, escandalizados hoy por la lentitud y dificultad de la distribución de la ayuda en Haití (¡sólo han pasado tres días del terremoto!): TODA la ayuda de emergencia depende 100% de las capacidades y preparación local, y cualquier ayuda exterior será en gran medida ineficaz hasta que la logística local actúe. Y eso no se consigue hasta transcurridos unos días del desastre: aún no es posible. Así, la preparación y prevención de desastres son mucho más importantes que la actuación postdesastre, y es también la razón principal por la que países como Haití, que no tienen mucha capacidad para esa preparación, son siempre tan seriamente afectados por la catástrofe cuando ésta golpea. Y por todo ello las expectativas de lo que la ayuda internacional puede lograr en los próximos días no deberían ser muy altas, o deberían ser como mínimo algo más realistas... Mensajes de impaciencia como los que lanzan ya los medios de comunicación no contribuyen para nada a la mitigación de los efectos del desastre...

¿Y qué podemos hacer ahora? Keizer cree que para la primera y urgente etapa de respuesta no mucho... Canalizar fondos (¡no comida, no bienes!) a una organización humanitaria especializada en ayuda de emergencia, confiable y con gran capacidad de actuación y logística (MSF o Cruz Roja, por ejemplo), que es lo que toca ahora. Pensando a más largo plazo y en la reconstrucción, canalizar recursos a otras organizaciones de cooperación al desarrollo que ya trabajan en Haití, evitando aquellas que acaban de aterrizar en el país. Pero, por favor, que no se repita la orgía de cuentas corrientes del tsunami asiático de 2004, cuando algunas organizaciones se apuntaron al carro de los donativos sin ni siquiera trabajar en zonas afectadas por las aguas...

Y algo también importante que recuerda Keizer. No hay que viajar a Haití estos días si no se es miembro de la comunidad humanitaria porque no se podrá ayudar y, encima, uno puede convertirse en una carga para la gente que sí ayuda. Y eso sería aplicable a muchos periodistas (no todos, ojo), que se lanzan a Haití casi en paracaidas y sin red para luego lanzar crónicas insustanciales desde el aeropuerto (que está a algunos km de Port-Au-Prince y de las zonas de la capital más afectadas). La noticia en Haití, más allá de lo que vemos hoy, será dentro de tres, cuatro, seis meses, cuando debería empezar la reconstrucción y habrá mucho que contar. Y no ahora, donde el acento informativo se pone en lo truculento y macabro: barricadas (sic) de cadáveres, putrefacción, gente con amputaciones, fotos casi obscenas de cuerpos de niños, ...es lo único que nos cuentan... Pero para entonces los periodistas y corresponsales habrán apagado cámaras y focos, y volverán a sus países. Justo cuando Haití debería ser noticia, ya no lo será... Y caerá nuevamente en el olvido internacional, culpable histórico y crónico de esta gran tragedia que hoy vive el país caribeño.

Como afirma La Vía Campesina en su comunicado tras la catástrofe: "¿Cómo es posible que esa misma comunidad internacional siga permitiendo un mundo cimentado sobre semejante injusticia e inequidad, la misma que multiplica los efectos destructores y el número de víctimas de un terremoto como el que ha sufrido Haití?"

Etiquetas: , ,

2 Comentarios:

  • Sería estupendo que el presidente extremeño te leyese, y leyese el post de Keizer para que se olvidase de la idea peregrina de traerse a unos cuantos huerfanos a nuestra región.

    anotó Blogger visiones encontradas, a las 6:00 p. m.  

  • Desconozco los detalles de lo de Extremadura pero está claro que no parece muy buena idea...

    anotó Blogger Dani, a las 8:41 a. m.  

Publicar un comentario

<< Volver a página principal