Entre los Simios

5/10/04

Ban marriage



Es el título de una canción de un grupo que convierte su condición y militancia gay en una parte importante de su música y, sobre todo, de las letras de sus canciones. "Prohibid el matrimonio", dicen The Hidden Cameras, banda de pop canadiense.

No tengo una opinión clara sobre los matrimonios gays. Por un lado es obvio e indiscutible el tema de la equiparación de derechos: mismas personas, mismos derechos, sin que la orientación sexual interfiera en ello como hasta ahora. Si los heterosexuales se pueden casar y adoptar, los gays y lesbianas también, claro.

Pero no veo tan defendible que subirse al carro del matrimonio sea algo socialmente moderno y emancipador. En una entrevista en La Vanguardia, el etnólogo africanista Marc Augé afirma hoy mismo que, para él, "en el fondo, en el sentido estricto, el matrimonio gay es reaccionario". Y sigue: "El ideal de vida homosexual era el de futuro. Existía relación, y libertad individual. Casarse, en ese sentido, es retroceder".

Algo así es lo que pienso. Antes que explorar nuevas formas de convivencia humana, de establecer relaciones alternativas entre personas que quieren compartir experiencias y vida en común, los homosexuales centran sus esfuerzos en acceder a una de las instituciones más antiguas de organización social, el matrimonio... No sé, me sigue pareciendo poco moderno... Hay que luchar por la equiparación de derechos, pero ¿es necesario recurrir a la institución de un matrimonio que muchas parejas heterosexuales rechazan por carca y obsoleto?

Aunque, en este caso concreto, y sólo para ver la cara de pasmo y de susto que se les ha quedado a los de la conferencia episcopal española ya ha valido la pena. Hablan de moneda falsa, de virus en la sociedad... Están enfermos, y cada vez, afortunadamente más solos y trasnochados. Así que supongo que debemos dar la bienvenida al matrimonio gay, aunque sin euforias: para regodearse de la cara de Rouco y su banda. Y ojo, que yo estoy casado...

Etiquetas:

1 Comentarios:

  • Interesante lo que dices. La verdad es que puede parecer un retroceso pero esperemos que la gente no se acomode en esa tradición. Quizás debería crearse una nueva figura o institución social o como se tenga que decir... que ni limite los derechos ni suponga un peligro, por ejemplo, para hijos.

    Como no puedo hacer trackback, lo meto aquí:
    http://bitacora.canalsolidario.org/historias/ver/detalles/index.php?historia=104

    anotó Blogger Olga, a las 7:14 p. m.  

Publicar un comentario

<< Volver a página principal